ALCANZA TUS METAS

28 ene. 2016

Hace casi un mes que empezamos 2016, y con él, muchos propósitos de cambio por parte de la gran mayoría de personas; “este año dejo de fumar, me lo tomo en serio en el gimnasio, empiezo a estudiar, etcétera”.

Todo son buenas propuestas de mejora personal y el comienzo de un nuevo año nos permite empezar de 0 y estar motivados.

Sin embargo, para poder mantener esa motivación y llegar finalmente a conseguir esas metas, NECESITAMOS UN PLAN, una serie de puntos clave que van a servirnos de ayuda para conseguir aquello que nos hayamos propuesto en este nuevo año:


1. Para empezar, piensa detenidamente qué quieres mejorar, debe ser una meta que te motive y sea importante para ti. Escríbela en un papel y ponlo a la vista (en el corcho de la habitación, en la nevera de casa…).

2. Busca la manera de conseguir esa meta, es decir, qué puedo hacer yo para poder lograrla. Por ejemplo, ir a un nutricionista si quieres hacer dieta, apuntarte al gimnasio si quieres estar mejor físicamente, etc.
Una vez la tengas clara, hay que empezar a moverse para crear la base del proceso de cambio.

3. Revisa esos objetivos antes de empezar para tengan sentido de verdad para ti. Tu motor debe ser la pasión y la ilusión que te supondría conseguirlos.  

4. Si después del punto 3, decides seguir adelante con el plan y con estos objetivos, hay que comenzar a planificar. Coge una agenda/calendario y encuentra los momentos del día en los que vas a ponerte a trabajar por y en tus objetivos.

Es importante:
- Tener unos días y unas horas fijas para crear una rutina donde sepas que en ese momento es tu “obligación” y de esa manera no encuentres excusas para dejarlo para mañana.
- Tener el trabajo estipulado, es decir, tener por escrito que vas a hacer cada día.

5. Una vez tengas estos 4 pasos hechos, ¡EMPEZAMOS!
Recuerda que es positivo ir haciendo pequeños cambios en un gran período de tiempo y no al revés. Conseguir algo siempre es una carrera de fondo y no un sprint.

6. Una vez has empezado, tener un seguimiento y una valoración diaria del proceso te van a ayudar a la hora de mantener ese trabajo.
Para ello, créate una hoja de Excel donde una vez realizado el trabajo del día puedas anotar la puntuación (de 1 a 5) que te das ese día; y una cara de alegría, tristeza o indiferencia para ayudar gráficamente a dicha puntuación. Es importante ser objetivo.
Una vez hecho esto, piensa porqué has conseguido esa puntuación y qué podrías haber hecho mejor o por el contrario porqué esta vez lo has hecho tan bien.

Cuando se termine la semana, analiza el resultado de tus valoraciones e intenta mejorarlas la semana siguiente.

7. Habrá momentos de flaqueza en los que la cabeza te quiera engañar y te diga cosas como: “por un día que no lo haga no pasa nada, una chocolatina da igual, un cigarrillo no me va a afectar…”.

Hay que tener claro que todo eso va a llegar, nuestro lado acomodado y desfasado siempre intentará jugarnos malas pasadas. Pero ahí estamos nosotros para identificar ese mensaje interno y combatirlo racionalmente, sabiendo que no es eso lo que nos hemos propuesto, pero sobre todo, con mucho coraje y fuerza de voluntad para rechazar la proposición.

Ningún cambio importante se consigue sin esfuerzo. Es por ello, que cuando consigas superar este tipo de impulsos, debes valorártelo y sentirte muy orgulloso de ti mismo.

8. Si existiera algún momento de flaqueza o bajón, no te castigues, valora todo el trabajo anterior y vuelve a recordarte porqué te estás esforzando tanto. Trata de visualizar la satisfacción que te supondrá conseguir esa meta.
Es principal, que no te compares con los demás; compárate contigo mismo y visualiza todo el camino que has recorrido. Lo que hagan los demás no depende de ti, pero lo qué tú hagas y cómo lo hagas, sí.

9. Refuerza cada pequeño cambio que hagas, tienes que estar contento y orgulloso de ti mismo.
Compartir tus cambios y avances con otras personas sobre todo cercanas, también ayudará a reforzarte y sentirte todavía mejor. Este refuerzo debe ser sobre tu proceso, es decir sobre cada esfuerzo diario que hagas, no sobre el resultado, pues éste ya lo iremos viendo poco a poco.

10. Si has conseguido llegar a este punto, será que LO HAS CONSEGUIDO.
Todo esfuerzo tiene su recompensa, pero no olvides lo difícil que ha sido llegar hasta aquí. Hay que tratar de mantener todo ese trabajo evitando vicios y hábitos pasados que eran negativos en tu vida y en esa meta en concreto.


Estas 10 claves nos sirven para alcanzar un propósito importante en nuestras vidas. Por eso, ahora que las tienes en tu mano, ¿A QUÉ ESPERAS?

No hay comentarios :

Publicar un comentario