LA GESTIÓN DEPORTIVA MENTALMENTE EFICAZ

19 may. 2016

Las Olimpiadas de Barcelona 92 dieron inicio al actual protagonismo que hoy tiene el deporte en España, tanto en los medios de comunicación como en la vida cotidiana.  

El boom del running, los gimnasios llenos… ejemplos que denotan que el deporte y el ejercicio físico están cada vez más a la orden del día, ya sea por salud, para competir, divertirse o como forma de relación social. 

Es por ello, que se hace necesaria la profesionalización en este ámbito; la necesidad de una persona que pueda dar respuesta de forma eficaz a estas demandas. Surge entonces con fuerza la figura del gestor deportivo.

Cuando hablamos de gestor deportivo, nos estamos refiriendo a la figura de una organización que se encarga de organizar, planificar y ejecutar todas las medidas necesarias para llegar a conseguir los fines marcados por la misma.

Como líder de la estructura organizacional, debería llegar a cumplir cuatro grandes e importantes criterios:

1. Eficacia: ser eficaz supone conseguir los objetivos marcados.

Será fundamental poder conocer toda la organización: su entorno, su materia prima, tanto humana como a nivel de recursos y sus clientes para poder hilar fino en los objetivos y concretar y especificar funciones.

Por otro lado, tambin ssr﷽﷽﷽﷽﷽ivos y concretar y espomo a nivel de recursos, y sus clientes para poder hilar fino en los objetivos y concretar y espén será importante distinguir entre misión y visión: la misión sería conseguir unos objetivos algo más realistas, más a corto plazo. Y la visión, una idea de organización ideal y una meta con cierto componente de reto que consiga a la empresa exigirse cada vez más.

2. Eficiencia: ser eficiente significa trabajar bien, llegar a las metas con el menor coste posible a nivel económico y con el mejor resultado en cuanto a servicio ofrecido.

Para eso, deberemos definir unos valores y normas organizacionales que permitan al empleado realizar su trabajo lo más cómodo, motivado y comprometido posible.

3. Integración: estar integrado en la organización significa que entre todos los componentes de la misma exista una vinculación tanto a nivel profesional como a nivel social. A mayor cohesión, mayor rendimiento y satisfacción lograremos.

En este punto, el líder (o gestor deportivo) va a tener un papel primordial, ya que por un lado, será un modelo de conducta para el resto, pero por otro, será el encargado de fomentar esta integración en la organización.

4. Comunicación: buena comunicación tanto interna como externa.

· A nivel interno: por una parte, la creación de canales adecuados de comunicación entre toda la estructura organizacional para que la información y los feedbacks puedan darse de forma clara y sin interferencias (tanto de arriba a abajo como de abajo a arriba). Y por otra parte, establecer y marcar los roles de cada puesto, de manera que cada empleado sepa lo que tiene que hacer en cada momento.

· A nivel externo: debemos conseguir una imagen nuestra que nos defina, teniendo en cuenta a nuestros clientes. Hay que hacerles llegar la información de manera correcta y abrir una vía de comunicación, de feedback con ellos para permitirles su expresión. 

No hay comentarios :

Publicar un comentario