LA PSICOTERAPIA. UNA RESPUESTA AL SUFRIMIENTO EMOCIONAL

8 sept. 2016


En el artículo "La consciencia del carácter. Un abordaje psicoterapéutico", os hablaba acerca de la formación del carácter y cómo éste iba sosteniendo a la persona en su vida cotidiana hasta el punto en que, un día, toda esa coraza creada a lo largo de los años, se desmorona y deja paso a la consciencia más primitiva de nuestro “yo”.

Un “yo” que ha pasado a estar desajustado o enfermo y que necesita retomar el equilibrio para volver a estar en disposición de acercarse a la vida. Y es ahí donde entra la psicoterapia.

Es cierto que existen muchos tipos de psicoterapias (que no terapias, porque abunda el intrusismo laboral), pero en mi opinión, el objetivo fundamental de todas ellas debe ser dotar de las herramientas adecuadas a la persona que acude a la consulta, de manera que pueda controlar su vida a partir de poder controlar su carácter.

Para ello, es primordial conocer y entender el cómo y el por qué de esas corazas, tanto físicas como emocionales, que han estado resguardando nuestro yo pero que al mismo tiempo han estado evitándonos poder sentir y acercarnos a una vida más plena y feliz.

Y es que el miedo a sentir tristeza, ira, vergüenza, envidia… (emociones negativas y que en algún momento de nuestra vida fueron reprimidas), acentúa y le da protagonismo a nuestra coraza para protegernos de ellas, pero a la vez, estas mismas emociones son las responsables de las sensaciones de displacer en nuestro cuerpo, de la sensación de tropezarse siempre con la misma piedra en las relaciones sociales, de la evasión de nuestra realidad actual con elementos pasados o que ni siquiera han ocurrido… en definitiva, de gran parte de nuestro sufrimiento emocional y de la incapacidad de sentir emociones positivas.

Ahora bien, ¿cómo llegamos a desbloquearlas y evitar todos esos automatismos en la psicoterapia?

1. Posición activa de la persona para participar en ese proceso de conocimiento, modificación y prevención de sus síntomas.

2. Creación de la alianza terapéutica a través del análisis de las resistencias propias hacia el terapeuta y el proceso psicoterapéutico, escucha activa y empatía.

3. Establecer un objetivo claro que habrá sido devuelto al cliente tras su evaluación inicial y trabajar para fortalecer el compromiso marcando número de sesiones y fechas para conseguirlo.

4. Utilización de técnicas psicocorporales o actins (W.Reich) para reblandecer esas corazas emocionales a través del trabajo con el cuerpo. El cuerpo almacena todo el contenido inconsciente y a través de estas técnicas conseguimos alcanzar toda esa información reprimida y al mismo tiempo reajustar las tensiones musculares y corporales.

5. Una vez que la persona ha empezado a interiorizar toda la información aparecida y a través de toda una serie de recursos cognitivos y emocionales, hay que lograr que de forma activa pueda volver a tener un equilibrio energético y vital.

“Cuando no somos capaces ya de cambiar una situación, nos enfrentamos al reto de cambiar nosotros mismos.”
V. Frankl



*Todos estos elementos terapéuticos están dentro de la P.B.C o Psicoterapia Breve Caracteroanalítica. Un método de psicoterapia sistematizado por Xavier Serrano y que supone una evolución a todos los trabajos iniciados sobre todo por la figura de Wilhelm Reich y posteriormente Federico Navarro, entre otros.

No hay comentarios :

Publicar un comentario