CÓMO CRECER SALIENDO DE LA ZONA DE CONFORT

17 mar. 2016

A menudo, nos invade la sensación de que no estamos haciendo con nuestra vida lo que realmente nos gustaría, que hemos dejado de perseguir aquellos sueños que un día tuvimos; pero nos encontramos tan acomodados y amenazados por nuestros miedos, que a la larga, nos olvidamos de esos sueños y seguimos en el punto de partida, es decir, conformándonos con aquello que tenemos aunque esto suponga no llegar nunca a alcanzar la felicidad.

A lo largo de la vida, vamos desarrollando nuestra personalidad a través de nuestras vivencias. Las experiencias traumáticas o de fracaso nos van a ir creando una “coraza” que nos va a permitir evadirnos, en cierta medida, de la sensación de no realización y del sufrimiento que conlleva. Esto, es un mecanismo de defensa que en realidad nos está privando de sentir y sobre todo, nos está limitando en nuestro crecimiento personal a todos los niveles.

Por ello, os invito a que os atreváis a cruzar esa línea de mediocridad y que aunque lo primero que nos encontremos no cumpla nuestras expectativas, tengamos siempre presente que lo que me espera va a compensar todo ese esfuerzo realizado.

No debemos olvidar, que todo esto exige: conocernos a nosotros mismos (saber nuestras fortalezas y debilidades), saber dónde estamos y adónde queremos llegar, estar dispuestos a asumir riesgos y luchar contra nuestros miedos, y por último, experimentar fracasos y aprender de los mismos para poder crecer y empezar así nuestro particular viaje hacia el éxito.

Un viaje que debe ser realista e ilusionante a partes iguales, que supone romper nuestros propios límites, ser lo suficientemente valientes como para alejarse de los objetivos de los demás, teniendo los nuestros propios, y con la confianza y convicción de que con pequeños pasos puedo lograr lo que me proponga.

No va a ser fácil, el camino es largo y con obstáculos, habrá gente que te dirá que no puedes, que te incitará a abandonar e incluso puede que nosotros mismos dificultemos el camino en el momento en el que dejemos de estar cómodos y queramos regresar a la zona de confort.

Pero, llegados hasta aquí, la pregunta es:
¿Me vuelvo a conformar con la mediocridad o sigo intentando crecer para llegar a conseguir mis sueños? La respuesta determinará en que medida estás preparado para salir de la zona de confort y empezar tu viaje hacia el éxito personal.


¿Y ahora, qué vas a hacer?

No hay comentarios :

Publicar un comentario